Dior mediante el arte gastronómico

En la mítica 30 Avenue Montaigne reabrió la majestuosa tienda parisina de Dior en donde no solo se le rinde homenaje al diseñador, sino que a través de sus restaurantes Monsieur Dior y La Patisserie hacen una experiencia perfecta para los turistas y fanáticos de la marca, combinando las recetas y gustos de Christian Dior, quien se consideraba un gourmand.


El chef estrella de Plaza Athenee, Jean Imbert fue el elegido para hacerse cargo de las cocinas Dior junto a su mano derecha Anthony Clemot, quienes a través de las recetas favoritas, sobre todo las de La Cuisine cousu-main, y la historia de Chritian Dior se inspiraron para lograr un menú excepcional. Monsieur Dior, ubicado en el primer piso, está pensado en el art de vivre, un sitio en donde la creatividad y la elegancia se transforman para ofrecer platos únicos. Entre los mejores platillos podemos encontrar el Croque New Look con trufas y el chuletón, el favorito de Dior.



El lugar, diseñado por Peter Marino, acompaña la gastronomia de manera ideal con una inmensa obra de Guy Limone en donde cientos de imagenes en rojo, negro y blanco mezclan la historia de Dior. Además de un enorme espejo geométrico de Claudia Wieser sobre la imponente barra. La vajillla marca la diferencia con Dior Maison, con decoraciones en blanco y negro adornadas por Pietrro Ruffo. También cuenta con una gran cava con vinos desde 1947.


Por otro lado, La Patisserie Dior se encuentra en uno de los jardines de rosas, rodeados de árboles, creado por el paisajista Peter Wirtz, en donde se puede disfrutar a pleno de la pastelería francesa clásica pero siempre con una vuelta para sorprender al comensal. La pastelería está a cargo de Romuald Bizart y se puede asistir tanto para desayunar como para la hora del té. Además cuenta con baristas profesionales que mezclan la exclusividad y el sabor, un plan ideal para los amantes del café. Las recomendaciones de TFR son el pastel de chocolate y el flan de vainilla bourbon.





Por Solange M. Mendez